Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es un fenómeno natural que se produce en el cuerpo de las mujeres, y que se caracteriza por el cese de la actividad de nuestros ovarios de manera progresiva y por la disminución de los niveles de hormonas. Ese cese progresivo termina desencadenando la desaparición de la menstruación.

Es un proceso lento y progresivo que afecta de manera diferente a cada mujer. Suele experimentarse entre los 44 y los 52 años, aunque por supuesto, existen mujeres a las que se les retrasa y a las que se les adelanta. Cuando la menopausia se recibe antes de los 40 años, hablamos de menopausia prematura. Y cuando se produce entre los 40 y los 45 aproximadamente, hablamos de menopausia precoz.

La menopausia comienza cuando los niveles de estrógenos y progesterona comienzan a disminuir provocando ciclos de menstruación más cortos. A medida que el cese de la actividad del ovario aumenta, vamos acercándonos más a la menopausia.

En el ciclo previo a la menopausia, en la premenopausia, ya podemos empezar a notar algunos cambios en nuestro cuerpo. Nuestros períodos menstruales comienzan a ser irregulares y en esta fase, se han observado ya síntomas vasomotores, problemas de piel y sensación de sequedad en las mucosas. Se pueden empezar a experimentar molestias durante las relaciones sexuales. Estos síntomas son señales de que nos estamos acercando ineludiblemente a la menopausia.

Los síntomas más comunes de la menopausia y cómo podemos aliviarlos

El síntoma más común de la menopausia es el sofoco. Son sensaciones de calor repentinas que invaden todo nuestro cuerpo y no podemos explicar con exactitud de dónde vienen. A veces van acompañadas de rojeces en ciertas partes del cuerpo como espalda, pechos y brazos. Los sofocos pueden aliviarse con un estilo de vida sano.

Cuando las mujeres comienzan a entrar en la menopausia, es común que también experimenten cambios físicos. La grasa tiene más facilidad de acumularse en esta etapa, por lo que realizar ejercicio físico a diario es una de las recomendaciones más populares entre los médicos. Si sufres de sobrepeso, es probable que los sofocos sean más fuertes y duren más.

Además del ejercicio, beber agua fría es bastante útil, así como poder quitarte capas de ropa para sobrellevar el momento. Acostúmbrate a anotar todos los sofocos que sufras e intenta asociarlos a tus hábitos de vida. Existen muchos alimentos que fomentan su desencadenamiento. Por ejemplo, los alimentos picantes. De igual manera, existen alimentos que lo alivian, las nueces pecanas, las semillas de girasol, el regaliz seco, los guisantes o las semillas de lino son algunos de ellos.

Establecer un método de actuación también puede venirnos bien, concentrarse ante un inminente sofoco y aprender a respirar lento y profundo es esencial para lograr estar calmada y relajada. Los sofocos se reciben mucho mejor si nos abordan tranquilas. Puedes considerar consultar con tu médico, la toma de hormonas o la ingesta de medicamentos que sirvan para paliar los efectos secundarios de los sofocos. Mareos, malestar, sentimiento de depresión… entre otros.

Algunos problemas vaginales están asociados a la menopausia, la sequedad puede aumentar y empeorar, sobre todo si anteriormente ya sufrías de ella. Los bajos niveles de estrógenos provocan que el tejido vaginal se seque. El escozor, el picor y los dolores vaginales son desencadenantes de esta sequedad. El mejor alivio que te recomendamos es que utilices una hidratante vaginal. Mantendrá tu vagina lubricada y hará que tus coitos sean más placenteros. La higiene íntima debe ser muy rigurosa en este punto, y debes utilizar siempre productos especialmente diseñados para la zona genital femenina.

Ymea® 8 en 1

 

Otros síntomas menos comunes y cómo aliviarlos

Otro síntoma que se puede desencadenar es la incapacidad de dormir, episodios de insomnio. Los sofocos tienen mucho que ver, están asociados a la transpiración. Comúnmente llamados: sudores nocturnos. Para aliviar este síntoma, lo mejor que podemos hacer es hacer ejercicio. Una actividad física regular es necesaria para cargar de actividad nuestro cuerpo durante el día y, por consiguiente, conseguir que llegue cansado a la noche. Practicar yoga o hacer estiramientos antes de dormir también se ha demostrado que influye de manera positiva.

Si fumabas o ingerías alcohol de manera regular antes de llegar a la menopausia, has de saber que ha llegado el momento de plantearse dejarlo definitivamente. Los efectos del tabaco y del alcohol son realmente dañinos para una mujer con menopausia. La cafeína puede ser también conflictiva. Sin embargo, tomar bebidas tibias antes de dormir, por ejemplo, un vaso de leche, puede ayudarte a conciliar mejor el sueño.

La incontinencia urinaria también es muy típica en mujeres con menopausia, esto se debe principalmente a que la falta de estrógenos debilita la uretra. La incontinencia nocturna también es uno de los factores que fomenta la ruptura del ritmo circadiano del sueño. Para aliviarlo, evitar tomar muchos líquidos antes de acostarte, sobre todo si llevan cafeína. Los llamados ejercicios de Kegel mejoran y fortalecen los músculos del suelo pélvico. Son bastante útiles para tratar la incontinencia urinaria.

Los cambios de humor, la depresión y la ansiedad se registran en la mayoría de las mujeres con menopausia. El grado de afectación depende de cada mujer. Es normal que te sientas irritable y tengas muchas veces ganas de llorar sin sentido. Esto es común que ocurra durante los períodos pre y pos menstruales, y ahora vuelve a ser común en los períodos premenopaúsicos y menopaúsicos. Es importante distinguir que no son lo mismo los cambios de humor repentinos, el cansancio y los arrebatos de llanto que la depresión. Para lograr aliviar estos síntomas, una de las mejores cosas que puedes hacer es respetar tus horas de sueño. Lo normal es dormir entre 6 y 8 horas, con la menopausia es recomendable dormir las 8 horas completas. Ponte una rutina de ejercicio regular, como ya hemos comentado, hacer actividad física todos los días es una de las mejores formas de aliviar los síntomas de la menopausia.

La ansiedad y la depresión son más propensos a producirse durante este período. Los cambios hormonales y los propios síntomas de la propia menopausia enfatizan en muchas mujeres el desarrollo de ansiedad y en el peor de los casos, de depresiones. La aceptación del peso de la edad, la falta de menstruación, la incapacidad para concebir hijos, los cambios en el físico… todos son factores que llevan a muchas mujeres a entrar en períodos depresivos.

La manera de aliviar estas sensaciones, sobre todo las asociadas con la ansiedad son cambiar los hábitos de vida. Dormir más, como comentábamos antes, es crucial. El ejercicio físico y desterrar completamente los hábitos asociados al alcohol y al tabaco son casi imprescindibles para no caer en estos estados. En el caso de que sufras depresión, lo más recomendable es que acudas a tu médico puesto que es probable que tengas que recurrir a la ingesta de medicamentos.

La inapetencia de sexo y las molestias durante el coito son otro de los síntomas de estar en estado menopáusico. Cierto es, que hay que decir que hay mujeres que no se ven en absoluto afectadas por estos síntomas. Pero aquellas que lo sufren, pueden aliviarse con lubricantes o tratamientos de hidratación vaginal. En el caso de que todos estos síntomas persistan, lo mejor es que acudas a tu médico para recibir consejo y tratamiento.

 

Ahora que ya sabes un poquito más sobre la menopausia, desde Smartpharmacy también queremos aconsejarte algún producto extra que te ayude a aliviar los efectos.

Ymea 8 en 1

 

¿Qué es Ymea® 8 en 1?

Ymea 8 en 1 es un producto con ingredientes de origen natural. Ayuda a controlar los sofocos, sudores, cambios de humor y fatiga a la vez que ayuda a mantener el rendimiento intelectual, una actividad hormonal bien regulada, piel, cabello y uñas sanos al igual que los huesos y músculos.

 

¿Cómo funciona Ymea® 8 en 1?

1. CONTROL DE LOS SOFOCOS: La Salvia ayuda a aliviar los sofocos.

2. CONTROL DE LOS SUDORES NOCTURNOS: La Salvia ayuda a aliviar los sudores nocturnos.

3. CONTROL DE LOS CAMBIOS DE HUMOR: La Maca contribuye a un buen humor.

4. REDUCIR EL CANSANCIO Y LA FATIGA: La Vitamina C ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga. La Vitamina B12 contribuye al metabolismo energético normal.

5. MANTENER UN BUEN RENDIMIENTO INTELECTUAL: La Vitamina B5 contribuye al rendimiento intelectual normal.

6. REGULACIÓN DE LA ACTIVIDAD HORMONAL: La Vitamina B6 ayuda a regular la actividad hormonal.

7. FORTALECER LA PIEL, CABELLO Y UÑAS: El Zinc contribuye al mantenimiento de piel, cabello y uñas en condiciones normales.

8. REFORZAR HUESOS Y MÚSCULOS: La Vitamina D contribuye al mantenimiento de los huesos y al funcionamiento de los músculos en condiciones normales.

Ymea® 8 en 1
Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre